Estudio Devocional Génesis 3

Estudio devocional Génesis 3

Génesis 3 es el capítulo que narra la Caída del Hombre. Un estudio bíblico de Génesis 3 revela el origen del pecado en la humanidad. Este capítulo es fundamental para entender la historia de la redención y la necesidad de la gracia de Dios.

Algunas personas consideran que la historia contada en el Génesis 3 es una narración simbólica. Otros van más allá y afirman que el Génesis 3 registra un mito. En general, estas personas sostienen que el escritor del Génesis simplemente creó una narración para explicar el despertar de la conciencia humana.

Incluso algunos cristianos que intentan combinar la teoría de la evolución con el creacionismo bíblico dicen que Génesis 3 muestra el momento en que el hombre evolucionó desde su forma más primitiva. Pero está claro que este tipo de interpretación contradice la Palabra de Dios.

Si se considera el Génesis 3 como algo simbólico o folclórico, entonces todo el resto de las Escrituras no tendrá ningún sentido. Además, varios textos del Nuevo Testamento hacen un paralelismo directo con la historia registrada en Génesis 3 y contrastan la desobediencia de Adán con la obediencia de Cristo (cf. Romanos 5). Así que si esa historia fuera un mito, inevitablemente Jesús también lo sería.
La tentación (Génesis 3:1-3)

Dios creó al hombre y a la mujer y los colocó en el Jardín del Edén. Había todo lo que necesitaban para vivir. Podían ocuparse cultivando la tierra y vigilando el lugar. Todo lo que tenían que hacer era obedecer el mandato de Dios para disfrutar de una vida de paz y comunión eternas (Génesis 2:15).

No sabemos durante cuánto tiempo se mantuvo esta armonía. Pero el Génesis 3 dice que en cierto momento la esposa de Adán, Eva, fue tentada por la serpiente. El texto bíblico dice que la serpiente era más astuta que todos los animales salvajes creados por Dios.

En la Biblia, la figura de la serpiente simboliza varias cosas, algunas de ellas completamente opuestas. La serpiente puede simbolizar la vida, la sabiduría, el caos, la astucia, el mal, Satanás, e incluso ser una figura de Cristo en el caso de la serpiente levantada por Moisés en el desierto (cf. Números 21:4-9; Juan 3:14).

En el contexto de Génesis 3 la serpiente servía como personificación del propio Satanás, el adversario del pueblo de Dios a lo largo de la historia. Por eso Satanás es llamado la «serpiente antigua» en el libro del Apocalipsis (Apocalipsis 12:9; 20:2).

Es interesante observar que el tentador se dirigió directamente a la mujer. La Biblia no explica por qué Satanás tentó a la mujer y no al hombre. Pero muchos estudiosos ven en este comportamiento un ataque al orden creado por Dios en el que el hombre debe ejercer el liderazgo.

Si ese es el caso, entonces el tentador indujo a la mujer a usurpar la autoridad del hombre. De cualquier manera, incluso entonces el hombre es colocado como el principal culpable de la Caída por haber obedecido a su esposa.

La distorsión de la Palabra de Dios (Génesis 3:4,5)

Satanás comenzó su ataque con una distorsión de las palabras pronunciadas por Dios. Se preguntó: «¿Es así como Dios dijo: ‘No comerás de todos los árboles del jardín’?». (Génesis 3:1).

Eva respondió a esa pregunta hablando de la orden que Dios había dado (Génesis 3:2,3). Dios había permitido a la primera pareja comer del fruto de todos los árboles del jardín, excepto el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Este árbol se plantó en el centro del jardín, junto al árbol de la vida.

Dios dijo que si el hombre desobedecía su mandato y comía del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, moriría. Pero entonces la serpiente argumentó que si la primera pareja desobedecía al Señor, ciertamente no morirían (Génesis 3:4).

Esta es la forma de actuar de Satanás hasta hoy. Primero utiliza la Palabra de Dios de forma distorsionada y luego acaba haciendo que el hombre no crea en ella. En la tentación de Jesús en el desierto, Satanás hizo lo mismo. Citó la Palabra de Dios de forma aislada y fuera de contexto, aplicándola de forma totalmente errónea.

A partir de esto es posible entender por qué crecen cada vez más las comunidades cristianas que distorsionan la Biblia. Todos los que distorsionan las Escrituras a voluntad tienen al diablo como maestro.

Desobediencia (Génesis 3:6,7)

Eva no pudo resistir la tentación y tomó el fruto prohibido que le pareció apetitoso y agradable a sus ojos. También dio de comer de la fruta a su marido. Además, les entusiasmaba la posibilidad de ser como Dios (cf. Génesis 3:5).

Esto significa que Adán y Eva comieron del fruto con la gran pretensión de ser como Dios. No se contentaron con servirle y disfrutar de todas sus bendiciones. No querían tener una comunión eterna con Dios y vivir bajo su protección. Pero al comer del fruto, demostraron que lo que realmente querían era ocupar el lugar de Dios.

Este comportamiento revela el concepto de pecado. No confiaron en Dios, asumieron una posición de incredulidad, transgredieron la ley divina y afirmaron una autonomía ilusoria. El pecado de Adán y Eva se conoce como Pecado Original.

Devocional

La tentación no es pecaminosa, pero ceder a la tentación es un pecado. Mirar el árbol e incluso tocarlo no era un pecado, pero desobedecer el mandato de Dios de no comer era el pecado. Su primer paso en la pendiente resbaladiza hacia el pecado fue permanecer cerca de la fruta prohibida, donde podía ser tentada fácilmente. Su siguiente y fatal paso fue la incredulidad. Escuchó la mentira de la serpiente en lugar de aferrarse a la inmutable Palabra de Dios. Su último error fue permitir que la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo influyeran en ella para que pecara.

Eva tomó el fruto y comió de él, y se lo dio a Adán, que estaba con ella… «y Adán comió». Adán estaba con su mujer. No parece que le advirtiera ni tratara de evitar que pecara, sino que era igualmente culpable del pecado. De hecho, como cabeza de la raza humana designada por Dios, la responsabilidad de la caída se asigna siempre a Adán y no a Eva.

Dios, en su sabiduría, sabía que el hombre pecaría y puso en marcha su plan de redención, por el cual un segundo y último Adán fue enviado para redimir a su raza caída, «Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.» (1 Corintios 15:22) .Alabado sea su Santo Nombre.

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link