Estudio Devocional Génesis 7

El Génesis 7 registra el diluvio que azotó la tierra. Un estudio bíblico de Génesis 7 revela las instrucciones de Dios a Noé sobre la entrada en el arca y el consiguiente derramamiento de su juicio sobre el mundo impío.

El esquema de Génesis 7 puede dividirse en tres partes principales:

Noé y su familia, junto con los animales, entran en el arca (Génesis 7:1-10).
Las aguas inundan la tierra (Génesis 7:11-16).
El diluvio (Génesis 7:17-24).

Veamos mejor cada uno de estos tres puntos a continuación.
Dios ordena a Noé que entre en el arca (Génesis 7:1-16)

El capítulo 7 del Génesis comienza con la orden de Dios a Noé de entrar en el arca con su familia. Al igual que el Génesis 6, el Génesis 7 vuelve a subrayar que Noé era un hombre temeroso de Dios, una excepción entre la sociedad de su época (Génesis 7:1).

Dios dio instrucciones específicas sobre los animales que debían llevarse en el arca. Los animales estaban separados en dos grandes categorías: animales limpios y animales impuros. De hecho, las instrucciones sobre la separación de los animales en Génesis 7 explican con más detalle las instrucciones del capítulo anterior (Génesis 6:19,20).

Así que Noé debía ser capaz de distinguir los animales limpios de los impuros. Esto fue probablemente por una revelación especial. Los animales limpios eran los que podían utilizarse para el sacrificio y como alimento. Esto explica por qué Dios ordenó a Noé que llevara siete parejas de animales limpios en el arca (Génesis 7:2). Las aves también se conservaron en siete parejas (Génesis 7:3). De los animales impuros, bastaba con una pareja de cada especie.

El arca tardó probablemente ciento veinte años en completarse (cf. Génesis 6:3). Pero todo el proceso de alojamiento en el arca duró siete días. Después de ese período Dios hizo llover sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches. De este modo, todos los seres vivos de la superficie de la tierra fueron exterminados (Génesis 7:4).

Noé hizo todo como el Señor le había ordenado (Génesis 7:5). Tenía seiscientos años cuando las aguas del diluvio inundaron la tierra (Génesis 7:6). Junto con Noé, entraron en el arca su mujer, sus hijos y sus nueras (Génesis 7:7).

Toda la tierra se inunda (Génesis 7:11-16)

El escritor bíblico es muy específico al decir que el diluvio comenzó en el año seiscientos de la vida de Noé, el día diecisiete del segundo mes. Aquel día, según la Biblia, «se rompieron todas las fuentes del gran abismo y se abrieron las compuertas del cielo» (Génesis 7:11).

Esta afirmación conlleva expresiones poéticas que hacen referencia al inimaginable volumen de agua que se liberó en la tierra. Es interesante observar que las aguas no sólo cayeron del cielo por la lluvia, sino que también hubo una subida de las aguas subterráneas.

El escritor del Génesis deja claro que fue Dios mismo quien cerró la puerta del arca (Génesis 7:16). Esto muestra claramente la soberanía de Dios en la manifestación de su gracia y su juicio. Al cerrar la puerta del arca, Dios distinguió entre los justos y los impíos.

Algunos comentaristas ven aquí un paralelismo con otras partes de la Escritura en las que la figura de la puerta proporciona seguridad y liberación al pueblo de Dios en tiempos de juicio (cf. Génesis 19:10; Éxodo 12:23; Josué 2:19).

El propio Jesús utilizó la puerta como símbolo de separación en la Parábola de las Diez Vírgenes, al hablar de la seguridad de los justos en el día de su venida. Cuando llegó el novio, las vírgenes prudentes entraron con él a las bodas, y la puerta se cerró. Las vírgenes necias incluso intentaron llamar a la puerta, pero no se les abrió (Mateo 25:10-13). Ciertamente, lo mismo ocurrió en el momento del diluvio, pero la puerta del arca no se abrió para nadie más.

El diluvio (Génesis 7:17-24)

El diluvio fue el juicio de Dios sobre el mundo malvado. Esto significa que las aguas sirvieron como instrumento por el cual Dios castigó al mundo antiguo y purificó a la humanidad. Cuando las aguas del diluvio se retiraran, surgiría una nueva tierra.

Como relata el escritor del Génesis, llovió cuarenta días y cuarenta noches. Esto hizo que las aguas cubrieran toda la tierra, alcanzando un volumen impresionante. Sin embargo, el arca construida por Noé según las instrucciones de Dios, se mantuvo firme navegando sobre las aguas (Génesis 7:17,18). Conoce el tamaño del arca de Noé.

La Biblia es clara al afirmar que las aguas cubrieron todas las montañas altas bajo el cielo. Esto hizo que toda la carne que se movía en la tierra, todo lo que tenía aliento de vida en la tierra seca, pereciera. En toda la tierra, sólo sobrevivieron Noé y los que estaban con él en el arca (Génesis 7:19-23). Esto indica que, según el texto bíblico, el diluvio fue global. Cualquier interpretación que sugiera un diluvio local no armoniza con las Escrituras.

Génesis 7 termina informando de que las aguas del diluvio prevalecieron durante ciento cincuenta días sobre la tierra (Génesis 7:24). La reunión y preservación de la familia de Noé y de los representantes de la creación en Génesis 7, puede servir como imagen de la salvación proporcionada por Dios a sus elegidos; así como el juicio de Dios a través del diluvio prefigura el juicio que golpeará a los impíos en el gran Día del Señor; (cf. Mateo 3:12; 24:31-39; 2 Tesalonicenses 2:1).

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link