Estudio devocional Génesis 21

El Génesis 21 narra el nacimiento de Isaac, el hijo de Abraham y Sara. El estudio bíblico de Génesis 21 también aborda el conflicto entre Sara y Agar por el comportamiento de Ismael, y termina con la alianza entre Abraham y Abimelec.

Génesis 21 es un capítulo muy importante para la correcta comprensión de todo el relato bíblico. Esto se debe a que en ella se registra la continuidad de la línea de la promesa a través del nacimiento de Isaac. Génesis 21 muestra el cumplimiento de la promesa de Dios a Abraham sobre el nacimiento de un hijo a través de su esposa, Sara.

Aquí conviene recordar que Sara era una mujer estéril. Incluso el tema de la esterilidad de Sara se desarrolla progresivamente desde el Génesis 11. En varios momentos este tema adquiere incluso un tono dramático cuando, por ejemplo, la propia Sara intenta erróneamente contribuir al cumplimiento de la promesa de Dios (Génesis 16); o cuando Abraham ocultó dos veces cobardemente que Sara era su esposa y estuvo a punto de que su familia fuera destruida (Génesis 12; Génesis 20).

Pero Dios es fiel a su palabra; cumple su promesa. Prometió que Sara daría un hijo a Abraham, aunque esta promesa no tenía sentido desde la perspectiva humana, ya que Sara era una mujer muy vieja y estéril.

Un esquema bíblico de Génesis 21 puede hacerse como sigue:

El nacimiento de Isaac (Génesis 21:1-7).
El conflicto entre Sara y Agar (Génesis 21:8-13).
Agar es expulsada de la casa de Abraham (Génesis 21:14-21).
Abraham hace un pacto con Abimelec (Génesis 21:22-34).

El nacimiento de Isaac (Génesis 21:1-7)

El escritor del Génesis comienza el Génesis 21 diciendo que Dios visitó a Sara. La palabra «visitado» traduce un verbo hebreo utilizado a menudo en el contexto bíblico que significa un encuentro divino que cambia la vida de una persona de forma permanente, ya sea para bien (mediante una bendición especial) o para mal (mediante la maldición a causa del pecado). En el contexto de Génesis 21, el Señor visitó con gracia a Sara y cambió su vida para siempre.

A la edad de noventa años la mujer estéril dio a luz un hijo. Esto parece una locura para el hombre, pero tiene perfecto sentido para Dios. El texto bíblico subraya que Sara dio a luz «en el tiempo señalado del que Dios le había hablado» (Génesis 21:2; cf. Génesis 17:17-24; 18:11-14). El apóstol Pablo escribe que Cristo, el gran descendiente de Abraham por medio de Isaac, también vino en el tiempo señalado por Dios (Gálatas 4:4).

El niño nacido recibió el nombre de Isaac, según el mandato del Señor (Génesis 17:19). El significado de este nombre transmite el sentido de «risa»; en el original se lee literalmente «risa», lo que indica «alguien que ríe».

El significado del nombre Isaac está relacionado con la reacción de Abraham y Sara cuando Dios anunció el nacimiento de Isaac. Al principio se rieron con incredulidad (Génesis 17:17; 18:12). Sin embargo, cuando se cumplió la promesa y nació Isaac, Sara rió en una reacción de legítima adoración en respuesta a la acción sobrenatural y soberana del Señor. Por eso dice: «Dios me ha hecho reír, y todo el que lo oiga se reirá conmigo» (Génesis 21:6).

Abraham también obedeció la institución divina de la circuncisión como signo que caracteriza a la comunidad de la alianza y circuncidó a Isaac a los ocho días de nacer (Génesis 21:4; cf. Génesis 17:12). Abraham tenía exactamente cien años cuando nació Isaac.

El conflicto entre Sara y Agar (Génesis 21:8-13)

El nacimiento de Isaac llevó el conflicto entre Sara y Agar a un nivel irremediable. Sara y Agar ya habían tenido problemas antes (cf. Génesis 16). Incluso Agar ya había huido de la casa de Abraham, pero después del nacimiento de Isaac su partida fue definitiva.

Génesis 21 dice que cuando Isaac fue destetado, Abraham dio un gran banquete. En aquella época el destete era un momento muy importante y significativo porque indicaba que el niño había superado el periodo de los primeros meses en el que había más posibilidades de mortalidad infantil. Normalmente el destete tenía lugar entre los dos y los tres años de edad, pero la Biblia no dice qué edad tenía Isaac cuando ocurrió.

Lo que sí ocurrió fue que en ese momento Sara vio que Ismael se burlaba de Isaac. En ese momento Ismael tenía probablemente unos diecisiete años. La expresión hebrea utilizada por el escritor bíblico denota un comportamiento burlón por parte de Ismael que acabó ofendiendo a Sara.

Entonces Sara exigió a Abraham la expulsión de Ismael y Agar de su casa. Teniendo en cuenta todo el contexto de desencuentro entre Sara y Agar, probablemente Sara consideró la actitud de Ismael como una persecución y una amenaza a la herencia de su hijo.

Cuando Sara le pidió a Abraham que despidiera a Agar e Ismael, le dijo: «Rechaza a esta esclava y a su hijo; porque el hijo de esta esclava no será heredero de mi hijo Isaac» (Génesis 21:10). La palabra hebrea traducida como «esclava» denota fuertemente la posición servil de Agar como una esclava cualquiera; a diferencia de la palabra que designa a Agar en Génesis 16:1, que denota una sierva personal de Sara.

El texto bíblico dice que la petición de Sara le pareció dolorosa a Abraham (Génesis 21:11). Además de que amaba a Ismael, los códigos legales de su tiempo prohibían la expulsión del hijo del jefe de la casa con una sirvienta. Pero Dios consoló a Abraham y le dijo que cuidaría de Ismael porque era su descendiente (Génesis 21:13).

Agar es expulsada de la casa de Abraham (Génesis 21:14-21)

Dios le dijo a Abraham que su descendencia se llamaría Isaac. También le dijo que no debía preocuparse por Ismael, pues de él el Señor también haría una gran nación. Entonces Dios le dio permiso a Abraham para despedir a Agar e Ismael (Génesis 21:12,13).

Después de esto, Abraham se levantó de madrugada y dio a Agar pan y un odre de agua, y la despidió a ella y a Ismael. El escritor bíblico dice que madre e hijo salieron a vagar por el desierto de Beerseba (Génesis 21:14).

El desierto de Beersheba está en la frontera sur de Palestina y es una zona muy extensa. Así que era sólo cuestión de tiempo que los recursos de Agar e Ismael se agotaran. Cuando el agua del odre se agotó, Agar puso a Ismael bajo un arbusto y se alejó para no verlo morir. En ese momento parece que tanto la madre como el hijo lloraron desesperadamente (Génesis 21:15,16).

Pero Dios escuchó la voz del niño, y el Ángel del Señor le dijo a Agar que no debía temer, pues Ismael sería el padre de un gran pueblo. Esto significa que aunque Ismael no era el heredero de la promesa, por ser descendiente natural de Abraham también sería bendecido en la tierra (Génesis 21:18).

A continuación, Dios abrió los ojos de Agar y ella vio un pozo de agua donde podía llenar su odre. Génesis 21 informa además de que Dios estaba con Ismael. El niño creció hasta convertirse en un arquero y flechero muy hábil y vivió en el desierto de Parán, que estaba en el centro-este de la península del Sinaí. Agar se casó con Ismael con una mujer egipcia (Génesis 21:20,21). La secuencia de la historia bíblica del Antiguo Testamento informa que Ismael dio origen a los ismaelitas (Génesis 28:36; 37-39; Salmos 83:6; etc.).

Abraham hace un pacto con Abimelec (Génesis 21:22-34)

La última parte de Génesis 21 muestra el pacto de Abraham con Abimelec. Abimelec era un rey filisteo. En ese tiempo la casa de Abraham creció y prosperó mucho en la tierra. Esto hizo que el rey filisteo y el comandante de su ejército buscaran a Abraham para establecer un pacto de paz con él. Abimelec también reconoció que la bendición de Dios estaba sobre Abraham en todo lo que hacía (Génesis 21:22).

El encuentro entre Abraham y Abimelec narrado en Génesis 21 no fue el primero entre ellos. Ya se habían conocido cuando Abraham llegó a esa tierra. En ese momento Abraham ocultó que Sara era su esposa y Abimelec estuvo a punto de tomarla por esposa. Pero Dios preservó a la familia de Abraham y al final Abraham y Abimelec quedaron en paz. Incluso Abraham intercedió ante el Señor en favor de la familia de Abimelec, y a las mujeres de la casa del rey filisteo se les abrió el vientre (Génesis 20).

En el pacto entre Abraham y Abimelec, también se hizo un compromiso específico sobre la propiedad de Abraham de un pozo (Génesis 21:25-30). El control de los recursos hídricos en esa región era muy importante.

Génesis 21 informa además que Abraham plantó tamariscos en Beersheba, y allí invocó el nombre del Señor, el Dios Eterno (Génesis 21:30). La designación «Dios Eterno» traduce el hebreo El Olam, un título que señala la eternidad e inmutabilidad de Dios, así como la naturaleza inviolable de Su pacto.

Algunos comentaristas creen que los árboles plantados por Abraham en Beersheba pueden haber servido para ciertos propósitos. Podrían ser un recordatorio del tratado entre él y Abimelec; y también podrían servir como señal del lugar de culto distintivo de Abraham y como símbolo de la presencia de Dios, que se aseguró graciosamente de que el patriarca permaneciera en esa tierra, aunque como extranjero (Génesis 21:34).

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link