rsz_genesis16-estudio-devocional

Estudio devocional Génesis 16

Génesis 16 cuenta la historia del nacimiento de Ismael. El estudio bíblico de Génesis 16 revela los detalles de la ocasión en que Sara ofreció a Abraham a su sierva egipcia, Agar, para que le diera un hijo.

El capítulo 16 del libro del Génesis es muy importante para entender la secuencia de acontecimientos que siguen después. Además, Génesis 16 es uno de los textos básicos utilizados por el apóstol Pablo en el Nuevo Testamento en su Carta a los Gálatas para explicar que los creyentes ya no están bajo la esclavitud del pecado ni bajo la maldición de la Ley (Gálatas 4:21-31).

Pablo vio una importante alegoría en el drama familiar de Abraham que comienza a narrarse en Génesis 16; es decir, los acontecimientos históricos registrados en este capítulo tenían también un significado más profundo.

Un esquema de Génesis 16 puede organizarse de la siguiente manera:

Sara ofrece a Agar a Abraham para que pueda tener hijos (Génesis 16:1-3).
La intriga entre Agar y Sara (Génesis 16:4-6).
El Ángel del Señor habla a Agar en el desierto (Génesis 16:7-14).
El nacimiento de Ismael (Génesis 16:15,16).

El plan de Sara (Génesis 16:1-3)

En Génesis 15 leemos que Abraham estaba preocupado porque pensaba que tendría que hacer heredero de su casa a uno de sus siervos. Pero Dios hizo un pacto con él y le prometió una descendencia. El caso es que Abraham era de edad avanzada y su mujer era estéril (Génesis 16:1).

Fue entonces cuando Sarah mostró toda su impaciencia. Ante su incapacidad para tener hijos, ofreció a Abraham su propia sierva. Esa sierva era Agar, una mujer egipcia. No era una esclava ordinaria, sino una sirvienta personal de la esposa del jefe de la casa. Se puede decir que Agar era para Sara lo que Eliezer era para Abraham.

Aunque esta práctica es completamente extraña a nuestros días, en aquella época en esa región un hombre garantizaba su descendencia a través de una sirvienta era una costumbre común. Incluso esta costumbre está atestiguada en el Código de Hammurabi. Pero el hijo engendrado de la sierva se consideraba de la esposa legítima (Génesis 16:2).

Así que en la mente de Sarah pensó que podría resolver la situación de su familia recurriendo a esta antigua costumbre. Pero Dios ya había prometido a Abraham una gran descendencia. Esto significa que Sara actuó de forma inconsecuente, como si Dios necesitara su ayuda para cumplir su promesa. Intentó cumplir el pacto de Dios con Abraham mediante su propio plan.
La intriga entre Agar y Sara (Génesis 16:4-6)

El plan de Sarah tuvo definitivamente graves consecuencias. En efecto, Agar logró concebir del marido de Sara, pero inmediatamente se originó también una rivalidad dentro de la casa de Abraham que se extendió a lo largo de la historia.

Génesis 16 dice que tan pronto como Agar se dio cuenta de que había concebido de Abraham, despreció a Sara. La gravedad de la actitud de Agar es subrayada por el escritor del Génesis. La palabra hebrea aplicada por él y traducida como «despreciado» puede significar también «maldito».

Al verse despreciada por Agar, Sara se dirigió a Abraham y le contó lo sucedido. Entonces Abraham le respondió que tenía plena autoridad sobre Agar, y que podía hacer lo que le pareciera. De ahí que el texto bíblico diga que Sara humilló a Agar y ésta huyó al desierto.

Según las normas de la costumbre a la que recurría Sara, la esposa legítima no podía negociar ni expulsar a la sierva embarazada de su marido. Pero podría emparejarla con otras esclavas ordinarias si hubiera una situación problemática. Tal vez esto es exactamente lo que sucedió, y por esta razón el escritor bíblico dice que Sara humilló a Agar y ella huyó (Génesis 16:6).
El Ángel del Señor habla a Agar en el desierto (Génesis 16:7-14)

La secuencia del texto en Génesis 16 dice que cuando Agar huyó de Sara, el Ángel del Señor se encontró con ella junto a una fuente de agua en el desierto, junto al manantial en el camino a Shur. Esta ubicación indica que Agar probablemente intentaba regresar a su propia tierra, ya que Shur era la región fronteriza de Egipto.

El Ángel del Señor interrogó a Agar sobre lo que estaba haciendo; y le aconsejó que regresara a la casa de Abraham y se humillara bajo la autoridad de Sara. Pero el Ángel del Señor también le prometió: «Multiplicaré tu descendencia más que muchos, de modo que no será contada» (Génesis 16:10).

Esto significa que Agar se convertiría en la madre de un gran pueblo; así como Abraham no sólo sería el padre de una descendencia elegida, sino también de una numerosa descendencia no elegida, es decir, que no pertenecería a la familia de la promesa. Entonces el Nuevo Testamento revela que por el Nuevo Pacto en Cristo los verdaderos descendientes de Abraham que heredan la promesa no son carnales, sino espirituales (Romanos 9:8).

El Ángel del Señor dijo además que Agar daría a luz un hijo que se llamaría Ismael, «porque el Señor te ha ayudado en tu angustia» (Génesis 16:11). Agar también fue advertida sobre la naturaleza desafiante de Ismael y su descendencia.

El texto bíblico dice: «Será entre los hombres como un asno salvaje; su mano estará contra todos, y la mano de todos contra él; y habitará frente a todos sus hermanos» (Génesis 16:12). Esta afirmación resume muy bien el comportamiento mostrado por los ismaelitas y sus descendientes árabes hacia el pueblo de Israel en la secuencia de acontecimientos del Antiguo Testamento. La relación entre estos pueblos siempre estuvo marcada por el conflicto.

Después, la Biblia dice que Agar invocó el nombre del Señor diciendo: «Tú eres el Dios que ve […] ¿No he mirado en este lugar al que me ve?» (Génesis 16:13). Agar reconoció que Dios se le había revelado graciosamente al encontrarse con ella en el desierto.
El nacimiento de Ismael (Génesis 16:15,16)

Génesis 16 termina indicando que Agar regresó a la casa de Abraham y dio a luz un hijo. Como había dicho el Ángel del Señor, el niño se llamó Ismael (Génesis 16:15).

El texto bíblico también nos informa de que Abraham tenía ochenta y seis años cuando nació Ismael (Génesis 16:16). Esto significa que ya habían pasado once años desde que Abraham salió de Harán (Génesis 12:4).

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link