rsz_1oracion-de-la-palabra-genesis-3

Orando la Palabra: Génesis 3

Devocional

La tentación no es pecaminosa, pero ceder a la tentación es un pecado. Mirar el árbol e incluso tocarlo no era un pecado, pero desobedecer el mandato de Dios de no comer era el pecado. Su primer paso en la pendiente resbaladiza hacia el pecado fue permanecer cerca de la fruta prohibida, donde podía ser tentada fácilmente. Su siguiente y fatal paso fue la incredulidad. Escuchó la mentira de la serpiente en lugar de aferrarse a la inmutable Palabra de Dios. Su último error fue permitir que la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo influyeran en ella para que pecara.

Eva tomó el fruto y comió de él, y se lo dio a Adán, que estaba con ella… «y Adán comió». Adán estaba con su mujer. No parece que le advirtiera ni tratara de evitar que pecara, sino que era igualmente culpable del pecado. De hecho, como cabeza de la raza humana designada por Dios, la responsabilidad de la caída se asigna siempre a Adán y no a Eva.

Dios, en su sabiduría, sabía que el hombre pecaría y puso en marcha su plan de redención, por el cual un segundo y último Adán fue enviado para redimir a su raza caída, «Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.» (1 Corintios 15:22) .Alabado sea su Santo Nombre.

Oración

Padre Celestial, gracias por Tu Palabra. Gracias por las lecciones que puedo aprender de las decisiones que tomaron Adán y Eva hace tanto tiempo cuando eligieron desobedecer Tu Palabra. Gracias por los muchos conocimientos sobre la devastadora caída del hombre y la facilidad con la que podemos ser engañados y tentados a pecar contra Ti – y perder Tus muchas bendiciones. Que no sólo conozca la verdad de Tu Palabra, sino que confíe en Ti en todas las cosas para no ser seducido por las mentiras del enemigo ni tentado a seguir los deseos de mi propio corazón pecador. Gracias, Padre, por tu maravilloso plan de redención y por enviar a Jesús para ser el último Adán y la cabeza de una nueva creación a través de la cual somos salvados – por gracia a través de la fe. Gracias, en el nombre de Jesús, Amén.

 

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link