Follow Us

Estudio devocional Génesis 22

Estudio devocional Génesis 22

El Génesis 22 relata la ocasión en que Dios puso a prueba a Abraham. El estudio bíblico de Génesis 22 muestra cómo el patriarca hebreo demostró obediencia, confianza plena en la promesa de Dios y compromiso total con Él.

Además, Génesis 22 también hace una referencia al sacrificio de Cristo al registrar la provisión de Dios de un carnero para ser sacrificado en lugar de Isaac. Un esquema de Génesis 22 puede hacerse como sigue:

Dios pone a prueba a Abraham (Génesis 22:1-8).
Dios proporciona un carnero para sustituir a Isaac (Génesis 22:9-19).
La semilla de Nacor (Génesis 22:20-24).

Dios pone a prueba a Abraham (Génesis 22:1-8)

Génesis 22 comienza diciendo que en cierto momento Dios puso a prueba a Abraham. La Biblia muestra en varios pasajes que Dios somete a su pueblo a pruebas que a menudo implican situaciones de sufrimiento o adversidad. Pero el propósito de las pruebas enviadas por Dios es pedagógico. Las pruebas sirven para perfeccionar la fe y la obediencia de los santos.

Dios llamó a Abraham y éste respondió rápidamente: «¡Aquí estoy!». (Génesis 22:1). Esta expresión utilizada también por otros hombres de Dios enfatiza su posición de sujeción a la voluntad del Señor (cf. Éxodo 3:4; 1 Samuel 3:4; Isaías 6:8).

Dios ordenó a Abraham que tomara a Isaac, su único hijo, y lo ofreciera como holocausto en uno de los montes de la tierra de Moriah (Génesis 22:2). Pero es interesante que el texto de Génesis 22 no muestra en ningún momento a Abraham discutiendo con el Señor. Simplemente escuchó la orden divina y la obedeció inmediatamente. Se levantó temprano por la mañana, preparó su asno y leña, tomó a Isaac y a dos de sus siervos, y partió hacia Moriah (Génesis 22:3).

Al tercer día, Abraham divisó el lugar del que Dios le había hablado. A partir de ahí siguió su camino sólo con Isaac. Isaac era incluso responsable de llevar la madera para el holocausto. Esto significa que, aunque la Biblia no dice qué edad tenía Isaac en ese momento, ya era lo suficientemente grande para la tarea (Génesis 22:4-6).

En un momento dado, Isaac preguntó a Abraham dónde estaba el cordero para el holocausto, ya que sólo llevaban la leña, el fuego y la cuchilla. La respuesta de Abraham fue una profunda declaración de fe: «Dios te proporcionará, hijo mío, el cordero para el holocausto» (Génesis 22:8).

Dios proporciona un carnero para sustituir a Isaac (Génesis 22:9-19)

El Génesis 22 dice que cuando Abraham e Isaac llegaron al lugar designado por Dios, el patriarca construyó un altar, colocó la madera sobre él y puso a Isaac atado sobre la madera (Génesis 22:9). También es interesante observar la obediencia de Isaac. El Génesis 22 no registra en ningún momento ningún lamento o rebelión por parte del muchacho.

Cuando Abraham tomó la cuchilla para matar a Isaac, el Ángel del Señor gritó desde el cielo y lo interrumpió. Fue en ese momento cuando Abraham escuchó las maravillosas palabras: «No pongas tu mano sobre el muchacho, y no le hagas nada; porque ahora sé que temes a Dios, porque no me has negado tu hijo, tu único hijo» (Génesis 22:12). Esto significa que la fe de Abraham había sido confirmada mediante la obediencia (cf. Gálatas 5:6; Hebreos 11:17; Santiago 2:21).

Inmediatamente Abraham levantó los ojos y contempló un carnero atrapado entre los arbustos. Abraham tomó el carnero y lo ofreció como holocausto, y llamó a ese lugar «El Señor proveerá», del hebreo YHWH Yireh (Génesis 22:13,14). Después, una vez más el Ángel del Señor gritó desde el cielo y confirmó la Alianza con Abraham (Génesis 22:15-19).

La semilla de Nacor (Génesis 22:20-24)

El Génesis 22 termina proporcionando una conclusión a la historia de Taré indicando la descendencia de Nacor, el hermano de Abraham. Este breve registro es importante porque termina con el nacimiento de Rebeca (Génesis 22:20-23).

Rebeca sería la mujer que más tarde se casaría con Isaac. Así, el Génesis 22 comienza con una orden que, al principio, genera perplejidad por la posibilidad de la muerte de Isaac; pero termina con la presentación del linaje de la esposa de aquel muchacho que simbólicamente fue resucitado. Isaac y Rebeca fueron los padres de Esaú y Jacob, el hombre al que Dios cambió su nombre por el de Israel. Fue el padre de las doce tribus que formaron la nación israelita.

Lecciones del Génesis 22

Hay muchas lecciones maravillosas en Génesis 22, pero aquí destacaremos las dos principales. La primera lección tiene que ver con el ejemplo de Abraham. A lo largo del texto del Génesis 22, Dios se refiere a Isaac como «hijo único» de Abraham. Abraham era también el padre de Ismael, pero la designación de «hijo único» significa que Isaac era el único hijo de la promesa. Ismael había sido desheredado y enviado lejos.

Además, aparte de Isaac no había otro a través del cual Dios cumpliría su promesa. Dios mismo había sido muy claro al decir: «Porque por Isaac será llamada tu descendencia» (Génesis 21:12).

Humanamente hablando, la muerte de Isaac significó el fracaso de la promesa; la ruptura de la Alianza. Pero Dios es inmutable, Su propósito nunca puede ser frustrado; Sus promesas nunca son en vano; y Él siempre es fiel a Su Palabra.

Abraham lo sabía y no dudaba de que Dios cumpliría la promesa. Obviamente, la voluntad de Abraham de dar a su único hijo como holocausto sin cuestionar la orden de Dios fue una gran prueba de confianza, fidelidad y obediencia al Señor.

Pero hubo algo aún más maravilloso que el escritor de Hebreos observa y coloca como la más alta expresión de la fe de Abraham en la galería de los héroes de la fe. El patriarca estaba tranquilo con respecto a Isaac porque sabía que «Dios podía incluso resucitarlo de entre los muertos» (Hebreos 11:19).

La segunda lección se refiere más específicamente a la ejecución del plan de redención. El carnero que el Señor proveyó para reemplazar a Isaac era un tipo de Cristo (Génesis 22:13). Ese sacrificio sustitutivo prefiguraba el sacrificio expiatorio de Jesús en la cruz.

En Moriah un cordero sustituyó a Isaac y fue quemado como holocausto. Pero en el Calvario nadie pudo sustituir al Cordero de Dios que murió en nuestro lugar. Fue entregado como holocausto y sobre Él cayó el fuego de la justicia divina a causa del pecado que tomó sobre sí.

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link