Estudio devocional Génesis 19

Génesis 19 relata la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra. El estudio bíblico de Génesis 19 revela además cuál fue el origen de los moabitas y los amonitas; dos pueblos que se levantaron contra Israel en la secuencia de la historia del Antiguo Testamento.

Génesis 19 es también un capítulo citado en el Nuevo Testamento para señalar la severidad del pecado que había en las ciudades que fueron destruidas, la misericordiosa liberación de Dios que alcanzó a Lot y la severidad del juicio de Dios sobre los pecadores. Un esquema bíblico de Génesis 19 puede organizarse como sigue:

Lot recibe la visita de dos ángeles en su casa (Génesis 19:1-11).
Los ángeles del Señor sacan a Lot y a su familia de Sodoma (Génesis 19:12-22).
La destrucción de Sodoma y Gomorra (Génesis 19:23-29).
El origen de los moabitas y amonitas (Génesis 19:30-38).

Lot recibe la visita de dos ángeles en su casa (Génesis 19:1-22)

Génesis 19 continúa la narración iniciada en Génesis 18, que cuenta la ocasión en que Abraham recibió a tres viajeros en su casa. Uno de estos viajeros era el propio Dios, lo que configura un episodio de teofanía, y los otros dos viajeros eran ángeles de Dios. El texto bíblico dice que mientras Abraham continuaba en la presencia del Señor, los dos ángeles en forma humana partieron hacia Sodoma (Génesis 18:22).

Los ángeles llegaron a Sodoma al anochecer y encontraron a Lot sentado a la entrada de la ciudad (Génesis 19:1). Esto significa que Lot ocupó una posición prominente allí. En la antigüedad, los asuntos legales eran tratados por los ancianos de la comunidad en las puertas de la ciudad (cf. Deuteronomio 21:18-21; Amós 5:15).

Génesis 19 dice que cuando Lot vio a los dos hombres entrar en la ciudad, rápidamente mostró una gran hospitalidad. Al igual que hicieron con Abraham, los ángeles del Señor también se alimentaron de la comida proporcionada por Lot. Los ángeles son seres incorpóreos, pero en estas extraordinarias manifestaciones en forma humana, eran capaces incluso de alimentarse (Génesis 19:2-3).

El comportamiento hospitalario de Lot contrasta con el del resto de los habitantes de Sodoma. La Biblia dice que esa misma noche los hombres de esa ciudad rodearon la casa de Lot exigiendo que los dos viajeros se fueran para poder abusar de ellos. Incluso el escritor bíblico tuvo cuidado de informar que no había ninguna excepción. En ese comportamiento totalmente depravado participaron tanto los jóvenes como los mayores, sí, toda la gente de la ciudad. Por lo tanto, todos los que fueron destruidos por el juicio de Dios eran malvados (Génesis 19:4,5).

Génesis 19 revela que Lot trató de calmar los ánimos de la gente. Lot incluso arriesgó la seguridad de su propia familia para proteger a los ángeles que estaban allí en forma humana. Incluso ofreció a los hombres de la ciudad sus dos hijas vírgenes, pero no las quisieron. En cierto modo, esta propuesta de Lot muestra su perturbación en esa ciudad. Los habitantes estaban tan enfurecidos que querían derribar la puerta. Entonces los dos ángeles del Señor hirieron a esos hombres con ceguera (Génesis 19:6-11).

Los ángeles del Señor sacan a Lot y su familia de Sodoma (Génesis 19:12-22)

Después de herir a los hombres de Sodoma con la ceguera, los ángeles trataron de sacar a Lot de la ciudad. Le pidieron a Lot que reuniera rápidamente a toda su familia y se marchara de allí, pues la ciudad sería destruida. La maldad de esa ciudad había despertado la ira del castigo divino. Lot trató de advertir a sus futuros yernos, pero éstos pensaron que Lot se burlaba (Génesis 19:12-14).

Al amanecer, los ángeles presionaron a Lot para que saliera pronto con su familia de la ciudad. Pero mientras se demoraban, los ángeles del Señor tomaron a Lot, a su mujer y a sus dos hijas de la mano y los sacaron de la ciudad. El texto bíblico nos informa enfáticamente que esto sucedió por la misericordia del Señor (Génesis 19:15,16).

Los ángeles advirtieron que Lot debía huir con su familia sin mirar atrás. Debían dirigirse a la montaña sin detenerse a mitad de camino. Entonces Lot propuso una negociación basada en la misericordia del Señor y pidió poder refugiarse en una pequeña ciudad cercana. Parece que esa ciudad también estaba destinada al juicio, pero finalmente fue perdonada por amor a Lot (Génesis 19:17-21).

La destrucción de Sodoma y Gomorra (Génesis 19:23-29)

Génesis 19 dice que tan pronto como Lot entró en la pequeña ciudad de Zoar, Dios hizo llover azufre y fuego sobre Sodoma y Gomorra. Se han hecho muchos intentos para tratar de explicar de forma natural lo que habría ocurrido con esas ciudades. El azufre citado en el texto bíblico se refiere a una sustancia inflamable. Los estudiosos sugieren que tal vez pudo producirse una erupción volcánica acompañada de un terremoto y una tormenta eléctrica.

De hecho, en esa región se pueden encontrar depósitos de azufre combustibles, y un gran terremoto podría haber provocado una violenta combustión. Sea como fuere, el texto de Génesis 19 no se ocupa de explicar los acontecimientos secundarios que se produjeron debido a la causa primaria de la acción divina.

Mientras el juicio de Dios se derramaba sobre esas ciudades, la mujer de Lot miraba hacia atrás. Simplemente ignoró la advertencia del ángel que prohibía a cualquier miembro de la familia de Lot mirar hacia atrás. En cierto sentido, quizás la desobediencia de la esposa de Lot pueda explicar el retraso de la familia de Lot en abandonar la ciudad. Aunque Lot estaba cansado de las abominaciones de Sodoma, es innegable que tenía una vida cómoda allí. Lot era un hombre muy rico y gozaba de una posición social privilegiada. Así que probablemente dudó en abandonar la ciudad, como revela el versículo dieciséis.

Mirando hacia atrás, la mujer de Lot se convirtió en una estatua de sal (Génesis 19:26). Pero más que eso, la mujer de Lot se convirtió en un ejemplo del peligro que supone vacilar y desobedecer ante el inminente derramamiento del juicio de Dios (cf. Lucas 17:29-32). Después, de nuevo el escritor bíblico relaciona la misericordia de Dios con Lot con su pacto con Abraham (Génesis 19:29).
El origen de los moabitas y amonitas (Génesis 19:30-38)

Génesis 19 termina con el relato de cómo surgieron los moabitas y los amonitas. Lot y sus hijas no quisieron quedarse viviendo en Zoar. Así que se fueron a vivir a las montañas. En ese momento Lot ya era un hombre mayor para volver a casarse y tener otros hijos (Génesis 19:31).

Entonces las hijas de Lot se comportaron terriblemente. Se dieron cuenta de que no había hombres para casarse. También temían no poder tener nunca hijos. En consecuencia, planearon dejar embarazada a su padre después de emborracharlo (Génesis 19:32-36). Esto muestra cómo la vida inmoral en Sodoma había corrompido a las hijas de Lot, que hasta entonces eran todavía vírgenes.

De las relaciones incestuosas nacieron los progenitores de los pueblos de Moab y Amón. Los moabitas y los amonitas fueron enemigos constantes de Israel en el período del Antiguo Testamento (Números 23-25; Deuteronomio 23:3-6; 2 Reyes 3; Nehemías 13:1,2). Sin embargo, la misericordia de Dios se reveló una vez más en el hecho de que Rut, la bisabuela del rey David y antepasada de Jesucristo, era una moabita que, por la fe, acabó siendo contada entre la tribu de Judá (Rut 4:18-22; Mateo 1:5).

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link
Caminando con Dios