rsz_estudio-y-oracion-de-la-manana-genesis-18

Estudio devocional Génesis 18

En el Génesis 18 se cuenta que Dios se le apareció a Abraham acompañado de dos ángeles. El estudio bíblico de Génesis 18 también recoge el anuncio divino de la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra. En esa ocasión, Abraham también intercedió por la vida de los habitantes de Sodoma que tenían una conducta justa.

Un esquema bíblico de Génesis 18 puede dividirse como sigue:

El Señor y dos ángeles se le aparecen a Abraham (Génesis 18:1-8).
El Señor vuelve a anunciar que Sara sería madre de un hijo (Génesis 18:9-15).
Dios anuncia la destrucción de Sodoma y Gomorra (Génesis 18:16-21).
Abraham intercede ante Dios por los hombres justos de la ciudad (Génesis 18:22-33).

El Señor y dos ángeles se le aparecen a Abraham (Génesis 18:1-8)

Génesis 18 comienza narrando otro episodio de teofanía en el Antiguo Testamento. Esto significa que en la ocasión registrada en Génesis 18, Dios se le apareció a Abraham en forma visible.

El texto bíblico dice que el Señor se le apareció a Abraham en las encinas de Mambré, mientras estaba sentado a la entrada de su tienda, durante la hora más calurosa del día (Génesis 18:1). Abraham se había trasladado a ese lugar tras la separación de su sobrino Lot, que se fue a Sodoma (Génesis 12).

Durante las horas más calurosas del día, era habitual que los viajeros buscaran algún refugio para protegerse del ardiente sol. Entonces Abraham levantó los ojos y vio a tres hombres de pie frente a él. Se dirigió rápidamente a los tres hombres mostrando mucha cordialidad y hospitalidad.

En ciertas regiones del antiguo Cercano Oriente era costumbre que un anfitrión recibiera con hospitalidad a los viajeros que atravesaban esas tierras. Abraham ofreció agua para que los viajeros se lavaran los pies, descanso bajo un árbol y una comida completa con pan asado, toro joven y leche (Génesis 18:4-8).

El escritor del Génesis, desde el principio de su registro en Génesis 18, indica muy claramente el carácter sobrenatural de la visita recibida por Abraham; así como la identidad de Dios mismo como uno de los visitantes. Pero no es posible afirmar con precisión si Abraham reconoció realmente que estaba ante el Señor desde el principio de la visita. Sin embargo, tras la conversación, Abraham comprendió lógicamente que se trataba de una teofanía.

Humildemente, Abraham saludó, acogió, alimentó y despidió a Dios mismo y a dos de sus ángeles manifestados en apariencia humana. Tal vez el escritor de Hebreos tenía en mente la historia de Génesis 18 cuando hablaba de algunos ángeles anfitriones sin saberlo (Hebreos 13:2).

El Señor anuncia que Sara será madre de un hijo (Génesis 18:9-15)

Los visitantes le preguntaron a Abraham dónde estaba Sara. Abraham respondió que estaba dentro de la tienda. Entonces, uno de los distinguidos visitantes dijo que muy pronto Sara daría a luz un hijo. El escritor del Génesis relata que Sara estaba a la puerta de la tienda y escuchó esas palabras. El escritor bíblico también hace hincapié en que Abraham y Sara eran ya muy mayores, y que el cuerpo de Sara ya no tenía ninguna posibilidad de concebir un hijo (Génesis 18:9-11; cf. Romanos 4:19; Hebreos 11:11,12).

Al oír estas palabras, Sarah se rió en su corazón, y en su interior se preguntó cómo era posible. Entonces Dios le preguntó a Abraham: «¿Por qué se rió Sara, diciendo: ‘Voy a dar a luz cuando sea vieja? ¿Hay algo demasiado difícil para el Señor? (Génesis 18:13).

En este punto de la visita se hace evidente la naturaleza divina de ese viajero. No sólo prometió algo naturalmente imposible, sino que se mostró omnisciente al revelar lo que Sara había pensado en su fuero interno. En la continuación, el Señor fue aún más específico sobre el cumplimiento de su promesa. Dijo: «Dentro de un año, en este mismo momento, volveré a ti, y Sara tendrá un hijo» (Génesis 18:14).

El texto de Génesis 18 muestra que Sara convirtió rápidamente su escepticismo inicial en temor (Génesis 18:15). Después, el relato bíblico revela que Sara creyó fielmente en la promesa del Señor junto con su marido, hasta el punto de ser citada posteriormente entre los héroes de la fe (Hebreos 11:11; cf. Romanos 4:13-25).

Dios anuncia la destrucción de Sodoma y Gomorra (Génesis 18:16-21)

Después de ser muy bien recibidos por Abraham, aquellos hombres se levantaron y miraron la ciudad de Sodoma. El texto dice que Abraham los acompañó hasta que siguieron su camino (Génesis 18:16). Pero Dios decidió hacer saber a Abraham lo que iba a hacer.

La razón por la que Dios informó a Abraham de su inminente juicio sobre Sodoma y Gomorra se da en el texto: «¿He de ocultar a Abraham lo que voy a hacer, pues ciertamente Abraham llegará a ser una nación grande y poderosa, y en él serán bendecidas todas las naciones de la tierra? Porque lo he escogido para que mande a sus hijos y a su casa después de él, para que guarden el camino del Señor y hagan justicia y rectitud, para que el Señor haga cumplir a Abraham lo que ha dicho sobre él» (Génesis 18:17-19).

Esto no sólo indicaba el papel único de Abraham en el plan soberano de Dios, y confirmaba una vez más su pacto con el patriarca; sino que también tenía un propósito didáctico. Abraham, y en consecuencia sus descendientes, debían conocer la justicia de Dios.

Génesis 18 deja claro que el juicio de Dios sobre esas ciudades no fue sin razón. Dios, en su santidad y sabiduría, investigó cuidadosamente esas ciudades. De hecho, el pecado de sus habitantes se había multiplicado demasiado. El pecado de Sodoma incluía una gran depravación sexual, el abuso de los más pobres e indefensos, la arrogancia y la falta de hospitalidad (cf. Génesis 19:5-8; Ezequiel 16:49,50; Judas 7).

El clamor que denunciaba las injusticias que se producían en aquellas tierras había llegado hasta el Juez de toda la tierra (Génesis 18:25). Así que el juicio divino fue totalmente merecido, y no un acto de tiranía (Génesis 18:20,21).

Abraham intercede ante Dios por los justos de la ciudad (Génesis 18:22-33)

Génesis 18 termina con Abraham saliendo a interceder por los habitantes de la ciudad de Sodoma. Los dos ángeles partieron hacia Sodoma, mientras Abraham permanecía en presencia del Señor (Génesis 18:22).

Abraham comenzó a discutir con el Señor si las ciudades podían ser perdonadas si había hombres justos entre sus habitantes. Lo más probable es que Abraham estuviera preocupado, principalmente, por su sobrino que vivía en Sodoma. La cuestión es que en esas ciudades no había ni siquiera diez hombres justos (Génesis 18:23-33). La serie de preguntas y respuestas entre Abraham y el Señor revela una vez más el carácter totalmente justo del castigo divino.

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link