Estudio devocional Génesis 15

Génesis 15 cuenta la promesa de Dios a Abraham de que sería el padre de una gran descendencia. El estudio bíblico de Génesis 15 muestra además el pacto de Dios con Abraham sobre la posesión de la Tierra Prometida.

Un esquema bíblico de Génesis 15 puede organizarse en dos grandes partes. Lo son:

Dios habla a Abraham y le promete un hijo (Génesis 15:1-11).
Dios hace un pacto con Abraham y promete la posesión de la Tierra Prometida a sus descendientes (Génesis 15:12-21).

El capítulo 15 del Génesis tiene gran importancia para el resto de la narración bíblica. Es en Génesis 15 donde encontramos la primera base bíblica de la doctrina de la justificación por la fe (Génesis 15:6).

Además, este capítulo desempeñó un papel fundamental para el pueblo de Israel. A través de su narración pudieron conocer la seguridad que tenían respecto a la posesión de la Tierra Prometida. Incluso Génesis 15 informa que Dios ya había advertido a Abraham sobre el período de esclavitud de sus descendientes en Egipto siglos antes de que esto ocurriera.

Dios habla a Abraham (Génesis 15:1-4)

Génesis 15 comienza registrando una ocasión en la que el Señor habló a Abraham. Según el texto bíblico, esto ocurrió poco después de los acontecimientos registrados en Génesis 14; cuando Abraham salió victorioso en la batalla contra la confederación de cuatro reyes y liberó a su sobrino Lot del cautiverio enemigo. También en Génesis 14 Abraham fue bendecido por Melquisedec y también se negó a tomar los bienes de Sodoma recuperados como botín de la batalla que ganó.

En el primer versículo del Génesis 15 el escritor bíblico utiliza la frase «la palabra del Señor vino a Abraham». Esta es una descripción típica en las Escrituras para referirse a una revelación divina a un profeta (por ejemplo, Jeremías 18:1; Ezequiel 6:1; etc.). El mismo versículo aclara que Dios habló a Abraham a través de una visión. En los tiempos bíblicos, mientras se elaboraban las Escrituras, las visiones eran un importante modo de revelación de la voluntad de Dios.

Lo que Dios le dijo a Abraham fue: «No temas, Abram, yo soy tu escudo, y tu recompensa será muy grande» (Génesis 15:1). Esta declaración divina confirma la bendición de Melquisedec e indica claramente que Abraham contaba con la presencia, la provisión y la aprobación de Dios. Abraham se negó a tomar los bienes recuperados de Sodoma, y ahora que recibía del Señor la promesa de una gran recompensa.

En respuesta a la palabra del Señor, Abraham hizo una pregunta sobre su descendencia. Afirmó que, como no tenía hijos, Eliezer, un sirviente de su casa, sería su heredero (Génesis 15:2,3). En aquella época, un hombre rico sin hijos podía adoptar a uno de sus sirvientes para que fuera el guardián de sus bienes y los heredara tras su muerte.

Dios promete a Abraham un hijo (Génesis 15:5-11)

Ante las preguntas de Abraham, el Señor pronto dejó claro que Eliezer no sería su heredero. De hecho, el heredero de Abraham sería un hijo de sangre. Fue en este contexto que Dios le dijo a Abraham las conocidas palabras: «Mira al cielo y cuenta las estrellas, si puedes». Dios prometió que la descendencia de Abraham sería tan innumerable como las estrellas (Génesis 15:5).

El escritor del Génesis dice que Abraham creyó en el Señor, y le fue contado por justicia (Génesis 15:6). Como se ha dicho, este versículo sirve como la primera revelación de que la justificación es por la fe y no por las obras. Abraham creyó en la promesa del Señor de que tendría un hijo que sería su heredero y Dios lo contó como justo. En otras palabras, por la fe Abraham satisfizo los términos del pacto que Dios había establecido con él.

En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo utiliza el ejemplo de Abraham para defender la doctrina de la justificación. En este sentido, la justificación de Abraham por la fe sirve de modelo para la justificación por la fe del creyente en Cristo (cf. Romanos 4:3-25; Gálatas 3:6-14). El escritor de Hebreos también utiliza el texto de Génesis 15 para hablar del ejemplo de fe de Abraham en la galería de los héroes de la fe (Hebreos 11:11,12).

En la continuación, Dios también reafirmó a Abraham que lo había sacado de Ur de los Caldeos para darle esa tierra como herencia (Génesis 15:7). Motivado por la fe, Abraham pidió una señal de que poseería esa tierra.

Así que Dios selló su pacto con Abraham en una ceremonia formal. Ordenó a Abraham que tomara algunos animales de tres años, y también dos aves (Génesis 15:9). Abraham hizo lo que el Señor le ordenó y cortó los animales por la mitad, excepto las aves. También colocó cada mitad frente a la otra y protegió esos cadáveres de animales de los ataques de las aves de rapiña (Génesis 15:10,11). El significado de esto se revela en la secuencia del texto.
Dios firma un pacto con Abraham (Génesis 15:12-16)

Después de preparar la ceremonia del pacto, el texto bíblico dice que al atardecer Abraham cayó en un profundo sueño (Génesis 15:12). Entonces, una vez más, Dios le habló a Abraham; esta vez dándole detalles sobre el futuro de su descendencia.

Dios advirtió a Abraham que sus descendientes serían extranjeros en una tierra extraña; serían reducidos a la esclavitud, afligidos durante cuatrocientos años (Génesis 15:13; cf. Éxodo 12:40). Obviamente, Dios estaba hablando del tiempo de esclavitud de los hebreos en Egipto. Pero Dios también le reveló a Abraham que Él mismo juzgaría a los opresores de su descendencia, y luego liberaría a su pueblo con grandes riquezas (Génesis 15:14).

Entonces Dios le explicó a Abraham que sólo en la cuarta generación sus descendientes volverían a esa tierra. La razón fue que la iniquidad de los amorreos aún no había alcanzado cierto nivel (Génesis 15:16). Los amorreos eran los pueblos de Canaán. Este pasaje explica claramente que el posterior ataque de los israelitas a los cananeos no carecía de fundamento.

Aunque la toma de Canaán significó el cumplimiento de la promesa de Dios a los descendientes de Abraham, también significó su santo juicio contra los cananeos. Además de las Escrituras, los textos históricos también registran la maldad de los cananeos. En sus rituales paganos, por ejemplo, practicaban violentas atrocidades y todo tipo de inmoralidades.

Dios confirma su pacto con Abraham (Génesis 15:17-21)

También en Génesis 15, Moisés, el escritor del libro, registra que había una densa oscuridad. Entonces un fuego humeante y una antorcha de fuego pasaron entre los pedazos de los animales que habían sido partidos por la mitad (Génesis 15:17). Esto explica el significado del ceremonial que involucra a los animales divididos.

Los textos del antiguo Cercano Oriente recogen que, en aquella época, a menudo la concertación de alianzas implicaba la costumbre de partir animales por la mitad en una especie de acto simbólico. Las partes que hacían la alianza tenían que caminar entre las mitades separadas de los animales. Esto sirvió como una declaración de que lo mismo debería ocurrirle a la parte que rompiera el pacto. El profeta Jeremías también habla de esta costumbre (Jeremías 34:18).

Cuando el fuego, que simbolizaba en ese contexto la presencia de Dios, atravesaba las partes de los animales, significaba un juramento divino de que las promesas hechas a Abraham se cumplirían. Esta solemnidad apuntaba directamente a la inquebrantable fidelidad de Dios.

Significativamente Dios pasó solo por las mitades de los animales. Esto significa que Dios se imponía la maldición si no cumplía su pacto. Por eso también el escritor de Hebreos dice que cuando Dios hizo la promesa a Abraham, juró por sí mismo, ya que no había otro mayor por quien jurar (Hebreos 6:13-17).

Génesis 15 termina con una declaración muy específica por parte de Dios sobre los límites geográficos y étnicos de la tierra que prometió dar a los herederos de la promesa hecha a Abraham (Génesis 15:18-21).

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link
Caminando con Dios