Devocional 26 de Junio 2022: El hombre después del pecado

Génesis 4 habla principalmente de la historia de los hermanos Caín y Abel. Un estudio bíblico de Génesis 4 muestra lo malvado que se volvió el hombre después del pecado. Génesis 4 también registra la genealogía de Caín y el nacimiento de Set tras la muerte de Abel.

En el Génesis 4 podemos leer claramente la consecuencia de la Caída del hombre registrada en el Génesis 3. Además, la profecía divina sobre la enemistad entre la descendencia de la serpiente y la descendencia de la mujer comienza a tomar forma tan pronto en este capítulo. El despiadado Caín se muestra completamente hostil a su propio hermano, Abel (Génesis 4:1-16). Luego, en la parte final del capítulo, la descendencia impía de Caín también se contrasta con la descendencia piadosa de Set (Génesis 4:17-5:32).

Abel y Caín (Génesis 4:1-5)

Después de que Adán y Eva fueran expulsados del Jardín del Edén, el autor del Génesis relata que Eva concibió a Adán y dio a luz a Caín. Eva se alegró del nacimiento de Caín y declaró: «He adquirido un varón con la ayuda del Señor» (Génesis 4:1).

Es interesante notar que Eva vino de Adán, es decir, la mujer vino del hombre, y ahora un hombre nació de la mujer. Esta dependencia mutua entre el hombre y la mujer debe apuntar finalmente a la dependencia que ambos tienen de Dios (cf. 1 Corintios 11:8-12). Por eso fue muy acertada la afirmación de Eva de que todo ser humano debe su existencia a Dios.

Después de Caín nació Abel. Caín era agricultor, mientras que Abel era pastor. Algunos estudiosos dicen que el nombre de Abel significa «aliento», y que este significado estaba curiosamente relacionado con el hecho de que fue el primer ser humano al que se le cortó el aliento en esta tierra.

Génesis 4 dice que en cierto momento los dos hermanos trajeron ofrendas al Señor. Siendo un agricultor, Caín trajo su ofrenda del fruto de la tierra. Abel, en cambio, trajo su ofrenda de las primicias de su rebaño y de la grasa del rebaño. Esto significa que ofreció al Señor lo primero y lo mejor de su rebaño.

El texto bíblico revela que Dios se complació con Abel y su ofrenda. Sí, Dios estaba satisfecho no sólo con la ofrenda, sino también con el propio adorador. En efecto, no hay manera de separar al verdadero adorador de su adoración al Señor. Sobre esto el escritor de Hebreos escribe que por la fe Abel ofreció un sacrificio mayor que Caín y obtuvo el testimonio de que era justo (Hebreos 11:4).

Pero Caín no hizo ninguna de estas cosas. Caín pensó que podía acercarse a Dios sin fe y por cualquier medio. Nunca lo conseguiría, porque sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:4). Aprende también lo que es la fe.

El primer asesinato (Génesis 4:6-16)

Caín no sólo falló en su adoración al Señor, sino que también se enojó completamente (Génesis 4:5,6). Dios le advirtió además sobre su comportamiento poco ético e inmoral. Dios le instó a no ceder al mal deseo que le acechaba. Pero Caín no escuchó al Señor. Se mantuvo obstinado en su camino de ira, envidia y venganza. Esto significa que el hombre está siempre invitado al arrepentimiento, pero por su propia naturaleza es incapaz de controlar su pecado.

Sin la acción del Espíritu Santo, ningún hombre es capaz de resistir su naturaleza pecaminosa y hacer lo correcto ante Dios. Después de la caída, el hombre natural no puede hacer la voluntad del Señor, porque su corazón está inclinado al mal. Por eso el apóstol Pablo habla de que el hombre pecador está muerto en sus delitos y pecados (Efesios 2). Es tan incapaz de hacer el bien espiritual como un cadáver de responder a cualquier estímulo.

Completamente vencido en su iniquidad, Caín organizó una ocasión para matar a Abel. Llevó a su pobre hermano al campo y allí lo mató (Génesis 4:8). Al ser interrogado por Dios sobre Abel, Caín sigue respondiendo con sarcasmo y desprecio. Por supuesto, Dios sabía que Abel ya había sido asesinado, pero aun así cuestionó a Caín. Dios también hizo lo mismo con Adán y Eva en el Edén (Génesis 3).

En ambos casos no hubo confesión de pecado. El hombre pecador es tan necio como para pensar que puede engañar a Dios. Por sí solo, el pecador es capaz de intentar autojustificarse, pero no es capaz de confesar su pecado y mostrar un auténtico arrepentimiento. Por eso es el Espíritu Santo el que convence al hombre del pecado y le hace confesar a Cristo en arrepentimiento y fe.

La secuencia del texto de Génesis 4 muestra que Caín fue maldecido por Dios. Nunca encontraría descanso, y vagaría por la tierra. Es interesante observar que, incluso ante el juicio de Dios, Caín no se arrepintió. De hecho, temía por su propio bienestar; temía que alguien lo matara porque era un asesino. Pero en ningún momento Caín temió a Dios; en ningún momento reconoció que había pecado contra el Señor y contra su prójimo.

El asesinato es uno de los pecados más graves cometidos por el hombre. El asesinato es un pecado contra la víctima y contra Dios mismo, pues el hombre es imagen de Dios. El asesinato es un atentado contra la imagen de Dios mismo representada en el hombre.

Dios también puso una marca en Caín, es decir, una señal para que su vida fuera preservada. Es inútil especular sobre lo que era esta marca, pero su propósito era claramente el de la preservación.
La descendencia de Caín (Génesis 4:17-26)

Tras ser maldecido por Dios, Caín partió hacia la tierra de Nod, al este del Edén. Allí habitó e incluso construyó una ciudad llamada Enoc. El nombre de esta ciudad era también el de su hijo. Más información sobre quién se casó con Caín.

El texto de Génesis 4 también describe la secuencia del linaje de Caín. El escritor bíblico destaca a Lamec, el primer hombre que practicó la poligamia en la Biblia. Como Caín, Lamec era un asesino. Parece que se jactó de haber matado a gente por razones triviales (Génesis 4:19-24). De esta línea proceden también los inventores de instrumentos musicales, los hombres que dominaban los metales y los que desarrollaron la ganadería y la vida nómada en tiendas de campaña.

Pero el Génesis 4 termina registrando el nacimiento de Set. De su descendencia piadosa saldría el Mesías. Esto explica la declaración de Eva cuando dijo: «Dios me dio otro descendiente en lugar de Abel, a quien Caín mató» (Génesis 4:1-25,26). A pesar del pecado, el plan de Dios nunca se frustraría.

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link