estudio-devociona-oracion-de-la-manana-genesis-13-15-16

Estudio devocional Génesis 13

Génesis 13 cuenta cuando Abraham y Lot se separaron. Un estudio bíblico de Génesis 13 también revela la ocasión en que Dios prometió a Abraham la tierra de Canaán. En este capítulo, el escritor del Génesis informa a sus lectores de los acontecimientos que ocurrieron después del paso de Abraham por la tierra de Egipto.

Un esquema de Génesis 13 puede dividirse en tres partes:

La convivencia entre Abraham y Lot (Génesis 13:1-7).
La separación de Abraham y Lot (Génesis 13:8-13).
Dios promete la tierra de Canaán a Abraham (Génesis 13:14-18).

La convivencia de Abraham y Lot (Génesis 13:1-7)

El escritor del Génesis abre el capítulo 13 hablando de la salida de Abraham de Egipto. Llegados a este punto, conviene recordar que el nombre de Abraham seguía siendo Abram; y también Sara, su esposa, Sarai. El paso de Abraham por Egipto fue muy complicado, hasta el punto de que estuvo a punto de perder a su propia esposa al ocultar que Sara era su mujer. Como resultado, Abraham fue expulsado de Egipto de una manera bastante vergonzosa (Génesis 12).

Pero a pesar de las circunstancias, Abraham consiguió prosperar en Egipto (Génesis 12:16). Así que al salir de Egipto, Abraham tomó todo lo que tenía y partió con Sara y Lot hacia el Negueb, y desde allí se dirigió a Betel. Esto significa que Abraham volvió al lugar donde había estado antes y construyó un altar a Dios (Génesis 13:3,4).

El texto de Génesis 13 nos informa de que Abraham era muy rico. Poseía ganado, plata y oro; además de muchos sirvientes (Génesis 13:2; cf. Génesis 12:16). Lot, que le acompañaba, también tenía sus posesiones (rebaños, ganado y tiendas). En consecuencia, la tierra que ocupaban Abraham y Lot no podía mantenerlos simultáneamente (Génesis 13:6).

Entonces empezaron a surgir problemas entre los siervos de Abraham y los siervos de Lot que apacentaban sus rebaños. Esto se debe a que el espacio de pastoreo era limitado. Además, la tierra estaba habitada por los cananeos y los ferezeítas (una tribu cananea).

La separación de Abraham y Lot (Génesis 13:8-13)

En el contexto del descontento de los pastores de Abraham y Lot, Abraham habló con su sobrino. Dijo que no debía haber ninguna disputa entre los dos y entre sus siervos, después de todo, eran parientes cercanos (Génesis 13:8).

Entonces, en una gran muestra de humildad, madurez y confianza, Abraham propuso que ambos se separaran, pero dio el beneficio de la primera elección de dirección a Lot. Si Lot elegía ir a la izquierda, Abraham iría a la derecha y viceversa (Génesis 13:9).

La Biblia dice que Lot alzó los ojos y vio toda la llanura del Jordán. Esa región era muy hermosa. Sus campos verdes y bien regados se comparan en el texto bíblico con el Jardín del Edén y la prosperidad de Egipto (Génesis 13:10; cf. Génesis 2:8-10).

Lot quedó impresionado por lo que vio y eligió lo que le pareció bueno. Partió hacia el este, hacia la ciudad de Sodoma, y se separó de Abraham, que se quedó en la dirección opuesta.

Sin embargo, la elección de Lot no fue una elección de fe, sino carnal, según sus propios deseos. Inmediatamente después de registrar la elección de Lot, el escritor del Génesis señala que no había hecho una buena elección. Fue a habitar en una tierra ocupada por hombres malvados y grandes pecadores contra Dios (Génesis 13:13).

En su comentario sobre el Génesis 13, Juan Calvino dice que, aunque Lot pensaba que vivía en el cielo, casi se había hundido en el infierno. Sin duda, esta observación correcta contrasta a los dos parientes, Abraham y Lot. Uno confiaba en Dios, el otro en lo que veía.
Recibir estudios bíblicos

Dios promete la tierra de Canaán a Abraham (Génesis 13:14-18)

En la parte final del capítulo 13 del Génesis vemos que Dios vuelve a hacer promesas a Abraham y a reafirmar su pacto. Lot hizo una elección egoísta pensando que sería próspero en una tierra muy fértil. Abraham, en cambio, cuando dejó que Lot eligiera primero, puso su confianza en Dios.

La excelente elección de Lot desde el punto de vista humano le valió una precipitada huida de una ciudad destruida por el juicio de Dios y una gran tragedia familiar (Génesis 19:26-38). La elección desinteresada de la fe pura del patriarca Abraham, en cambio, le valió la maravillosa promesa:

Levanta tus ojos y mira desde donde estás al norte, al sur, al este y al oeste; porque toda esta tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre. Haré que tu descendencia sea como el polvo de la tierra; de modo que si alguien puede contar el polvo de la tierra, entonces tu descendencia también será contada. (Génesis 13:14-16)

La secuencia de las Escrituras muestra cómo se fue cumpliendo esta promesa a lo largo de la historia del pueblo de Israel. Sin embargo, esta promesa también apuntaba a Cristo y a los verdaderos descendientes de Abraham por la fe, el nuevo Israel formado por judíos y gentiles (Romanos 4:16-18; Gálatas 3:29).

Luego, su cumplimiento pleno y final se producirá en la consumación de los tiempos con el verdadero Israel habitando el nuevo cielo y la nueva tierra ante Dios. El escritor de Hebreos escribe algo que nos ayuda a entender el significado de la promesa con la que concluye Génesis 13. Explica que Abraham esperaba una patria celestial; «esperaba la ciudad que tiene fundamentos cuyo constructor y artífice es Dios» (Hebreos 11:10).

Después de eso, el texto bíblico dice que Abraham fue a morar en una arboleda que pertenecía a Mamre el amorreo. Esta arboleda estaba cerca de Hebrón. Allí Abraham construyó un altar y adoró a Dios (Génesis 13:18).

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link
Caminando con Dios