rsz_genesis-40-23-dev

27 de Septiembre: Cuando nos sentimos olvidados

Escucha:

Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó. (Génesis 40:23)

Piensa:

Tras ser olvidado por el copero, José luchó contra la tentación de impacientarse y ponerse de mal humor. Al ver esto, el Diablo atacó a José con más flechas de fuego. El propio Cristo sintió esas flechas cuando el Maligno le tentó: «Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.» (Mat. 4:3). De la misma manera, el Maligno puede haberle dicho a José: «Sigue adelante y continúa tu miserable lucha. Sabes que tus oraciones son inútiles. Clamas a Dios y crees en él, pero todo para nada. Esperabas que Dios te librara y te devolviera el honor porque interpretaste el sueño del copero mayor. Pues que Dios te salve si le apetece». El Maligno siguió atormentando a José con sus flechas de fuego, incluso cuando José ya estaba débil y magullado.

Cuando las personas fieles son felices y cuando cantan: «El Señor es mi fortaleza y mi cántico» (Sal. 118:14), el Maligno se aleja de ellas. Todos los murmullos y la impaciencia cesan pronto. Cuando los cristianos alaban y agradecen a Dios, la tentación, el dolor y la incredulidad desaparecen. El cielo se abre de par en par y el infierno se cierra con palabras como estas: Bendeciré a Jehová en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca. (Salmos. 34:1). Pero en cuanto dejamos de alabar a Dios, vuelven los pensamientos miserables, tristes y solitarios.

Por ello, que nuestra alabanza sea constante, que nuestro servicio al Señor sea fiel y comprometido y tengamos siempre presente que Él es nuestra fortaleza. Así no habra fuerza, ni situación que pueda derrumbarnos.

Ora:

Señor, que mi corazón y mi espíritu se mantengan fieles en la tarea de confiar en Ti, seguirte y servirte con fidelidad y disciplina, de forma que el enemigo sea derrotado y brillen siempre Tu luz, Tu amor y Tus bendiciones en mi vida. Amén

 

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link