15 de Febrero: Fe y no miedo

(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Escucha:

«Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová. Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara. El le dijo: Echala en tierra. Y él la echó en tierra, y se hizo una culebra; y Moisés huía de ella. Entonces dijo Jehová a Moisés: Extiende tu mano, y tómala por la cola. Y él extendió su mano, y la tomó, y se volvió vara en su mano. Por esto creerán que se te ha aparecido Jehová, el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob» (Éxodo 4:1-5)

Piensa:

¿Alguna vez te sentiste intimidado por la opinión que otros pudieran tener de ti? Era muy común en la preparatoria tener miedo al presentar una exposición y hablar ante un público, o cuando el profesor en clases nos hacia una pregunta, que ante todos debíamos responder. O ya de adultos al sentir los nervios y el temor de la primera entrevista de trabajo. Si compartiste alguna de estas experiencias, o tienes las tuyas, en algún momento enfrentaste la inseguridad de lidiar con la opinión de otros.

Moisés también sintió ese miedo, al pensar sobre la posibilidad de que el pueblo de Israel no creyera en él, ni en el mensaje que traía en nombre del Señor. Su temor, estuvo a punto de alejarlo del gozo de servir a Dios y de todas las bendiciones que derivan de convertirse  en instrumentos de su propósito.

Al ser comandado por El Señor a guiar al pueblo de Israel a la tierra prometida la respuesta de Moisés fue: «ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová«. Sus dudas empañaron su visión de observar que junto al Señor le esperaría la abundancia y paz de una tierra pensada por Él para sus hijos.

Cuando dejamos que el miedo se convierta en el primer sentimiento que reina en nuestros corazones, puede suceder justo lo que aconteció con Moisés. Podemos limitar nuestra capacidad de recibir las maravillosas bendiciones de Dios y siendo presas de la duda y la angustia quedarnos paralizados, sin reacción, sin respuesta ante las acciones que el Señor nos llama a realizar en su nombre.

Que no merme tu carácter ante el miedo a fallar, o ante la opinión que otros puedan tener de Ti en un momento dado. El Señor nos llama crecer en determinación y convicción para confiados en Él sortear cada obstáculo. Como dicta la palabra: «Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio» (2 Timoteo 1:7)

Dios tiene un plan maravilloso para tu vida, que día a día con tus acciones debes materializar. No dejes que los sentimientos de desesperanza, detengan esas acciones y te impidan abrirte a la abundancia de la vida en El Señor. Recuerda que en Él todo es posible.

Ora:

Señor, concédeme el valor para sobreponerme al miedo y la angustia que encuentro en las cosas que se escapan de mi control. Fortalece mi fe para confiar en que ellas están bajo Tu cuidado, de forma que pueda continuar en el camino de abundancia y vida, que tienes planeado para aquellos que Te buscan y Te siguen. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Éxodo 4:1-5
Tema del Capítulo – Éxodo 4:

Éxodo 4 es el capítulo de la Biblia que registra el regreso de Moisés a Egipto después de cuarenta años. Éxodo 4 revela además cómo fue que Dios le dio poder a Moisés para realizar señales milagrosas.

Es importante entender que Éxodo 4 continúa la narración de Éxodo 3, con Moisés siendo llamado por el Señor para guiar al pueblo de Israel en su salida de Egipto. Entonces Dios se manifestó visiblemente a Moisés en una zarza ardiente. Este tipo de fenómeno bíblico se llama teofanía, que significa una manifestación visible de la presencia del Señor.

Un esbozo de Éxodo 4 puede organizarse como sigue:

Dios dota a Moisés de poderes milagrosos (Éxodo 4:1-9).
La objeción de Moisés (Éxodo 4:10-17).
Moisés regresa a Egipto (Éxodo 4:18-23).
El problema de la circuncisión (Éxodo 4:24-26).
El encuentro en Moisés y Aarón (Éxodo 4:27-31).

Comentario Bíblico:
Éxodo 4:1-5

Moisés dice que la gente no le creerá a menos que él les muestre alguna señal. Dios le da poder para hacer milagros. Pero los que en la actualidad se ocupan en entregar el mensaje de Dios a los hombres no tienen poder para obrar milagros: el carácter de ellos y su doctrina tienen que ser probados por la palabra de Dios a la cual apelan. Estos milagros se refieren especialmente a los milagros del Señor Jesucristo. Sólo correspondía a Él expulsar del alma el poder del diablo y sanar el alma de la lepra del pecado; y así era para Él, primero expulsar al diablo y sanar la lepra del cuerpo.

Referencias Cruzadas:

Génesis 48:3 – y dijo a José: El Dios Omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo,

Génesis 26:2 – Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré.

Isaías 7:9 – Y la cabeza de Efraín es Samaria, y la cabeza de Samaria el hijo de Remalías. Si vosotros no creyereis, de cierto no permaneceréis.

Juan 11:15 – y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; mas vamos a él.

Juan 20:31 – Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.

Tema Principal:

El poder de la fe sobre el miedo y la duda.

Versículos Temáticos:

-«No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.» Isaias 41:10

-«Jehová es mi fortaleza y mi cántico,
    Y ha sido mi salvación.
    Este es mi Dios, y lo alabaré;
    Dios de mi padre, y lo enalteceré.» Exodo 15:2

-«Jehová es mi fortaleza y mi escudo;
    En él confió mi corazón, y fui ayudado,
    Por lo que se gozó mi corazón,
    Y con mi cántico le alabaré.» Salmos 28:7

-«Inclina a mí tu oído, líbrame pronto;
    Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.» Salmos 31:2

-«Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.» Salmos 46:1

-«Misericordia mía y mi castillo,
    Fortaleza mía y mi libertador,
    Escudo mío, en quien he confiado;
    El que sujeta a mi pueblo debajo de mí.» Salmos 144:2

-«Porque fuiste fortaleza al pobre, fortaleza al menesteroso en su aflicción, refugio contra el turbión, sombra contra el calor; porque el ímpetu de los violentos es como turbión contra el muro.» Isaias 25:4

-«Oh Jehová, fortaleza mía y fuerza mía, y refugio mío en el tiempo de la aflicción, a ti vendrán naciones desde los extremos de la tierra, y dirán: Ciertamente mentira poseyeron nuestros padres, vanidad, y no hay en ellos provecho.» Jeremias 16:19 

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link