Versículo Diario Amor Como El Mar

11 de Junio: Fervientes En Espíritu

Escucha:

“En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor” (Romanos 12:11)

Piensa:

¿Siente usted que su fervor hacia el Señor se está enfriando? Aunque, como hijos de Dios jamás podremos perder nuestra salvación, sí es posible que nuestra pasión espiritual disminuya.

Timoteo vio reducido su entusiasmo por el Señor. Fue por eso que Pablo le escribió, animando al joven pastor de Éfeso a avivar la llama de su fe.

Cualquier cristiano puede “enfriarse” espiritualmente. Esto comienza con frecuencia cuando una tragedia o una decepción desvían su atención. En vez de clamar al Señor y encontrar refugio en Él, el creyente deja poco a poco de leer la Biblia. La Palabra de Dios es como la madera en una chimenea: el fuego puede mantenerse vivo solo si hay leños que ardan.

El cristiano que ya no está dispuesto a defender aquello que una vez consideró importante, comienza pronto a claudicar. Podrá sentirse atormentado por los sentimientos de culpa, y ponerse a la defensiva en cuanto a la manera como está viviendo. Por último, el gozo, el contentamiento y la paz de Dios son reemplazados por preocupación, duda y temor.

El cristiano que se permite vacilar en su fe, perderá el gozo y la satisfacción de una rica relación con el Señor. Piénselo. ¿Es su entusiasmo por las cosas de Dios más fuerte que antes o ha disminuido con el tiempo? Si su fuego necesita ser alimentado, pídale al Espíritu Santo que le muestre cómo hacerlo.

Ora:

Señor, fortaléceme en las pruebas para que no decaiga mi pasión y fervor por servirte cada día. Cuando tenga dudas, muéstrame nuevamente el camino para seguirte alabando y glorificando con cada una de mis acciones. Amén

Comments

Comentarios