24 de Diciembre: Experiencia transformadora

Escucha:

Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor. (2 Corintios 3:18)

Piensa:

En estos días he vuelto a examinar la experiencia de Moisés cuando subió al monte. El relato de Éxodo revela cuán estrecha era su relación con Dios, pues testifica que «el SEÑOR hablaba con Moisés cara a cara, como cuando alguien habla con un amigo» (Éxodo 33.11). Esta es la clase de comunión con la que soñamos todos, una relación que contiene la belleza de los intercambios más íntimos entre dos amigos.

Una de las consecuencias de esta relación era que «cuando Moisés descendió del monte Sinaí con las dos tablas de piedra grabadas con las condiciones del pacto, no se daba cuenta de que su rostro resplandecía porque había hablado con el SEÑOR» (Éxodo 34.29). Moisés lucía una señal visible que testificaba de la intensidad espiritual de estos encuentros con el Señor.

Su vivencia me deja al menos tres impresiones. En primer lugar, entrar en contacto con Dios es una experiencia transformadora. No es posible rozarse con el Eterno sin ser profundamente afectado por esa experiencia. De hecho, una de las marcas de un genuino encuentro espiritual es que algo en nosotros ha cambiado. Así lo experimentó Jacob, luego de toda una noche de lucha con el ángel del Señor. Al amanecer, cojeaba. Isaías, apabullado por la santidad del Altísimo, expresó horror por la inmundicia de su propia vida. Cuando el encuentro concluyó, la culpa de su pecado había sido quitada.

En segundo lugar, Moisés no sabía que había experimentado esta transformación. Muchos cristianos dejan entrever cuánta angustia produce el querer «sentir» el obrar de Dios en su vida. Clamamos a él, en nuestros encuentros, para que toque nuestra vida. Detrás de nuestro clamor se esconde la obsesión de «sentir algo» cuando nos ministra. Cuando observamos que otros han sido «tocados» por Dios se apodera de nuestro corazón cierta desilusión, pues no se han concedido las mismas experiencias a nosotros que a los demás. Lo que vivió Moisés nos recuerda que las obras más profundas de Dios no siempre se perciben con los sentidos humanos.

En tercer lugar, esta transformación fue fruto de una relación de amigos. Los monólogos que intentamos disfrazar de oración no transforman, porque no dejan espacio para el intercambio de intimidades con el Señor. Más bien, son una extensión de nuestra propia fascinación con nosotros mismos. Dialogar con el Padre significa que incorporemos a nuestra comunión momentos en que hagamos silencio para escuchar. De hecho, a medida que crece nuestra comunión es posible que los tiempos de silencio sean más prolongados que los espacios llenos de palabras.

Lo que me anima en esta historia es saber que la transformación es el resultado de algo mucho más importante: la intensidad de mi relación con él. No necesito entender el proceso por el que soy transformado. Si busco, de todo corazón, afianzarme en esa relación los cambios vendrán por sí solos.

Ora:

Señor, abre mi mente, mi corazón y mi espíritu a la transformación que quieres llevar en mí, aceptando todo aquello que coloques en mi camino como parte de ese maravilloso plan. Amén.

Más Palabra Edificada / Promesas de Dios:

«Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.» Deuteronomio 31:6

«Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.» Romanos 8:38-39

«Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.» Josue 1:9

«Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.» Jeremias 29:11

«Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.» Isaias 54:17

» Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.» Apocalipsis 21:4

«Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.» Mateo 18:20

«Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.» Apocalipsis 2:7

«Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.» 1 Cronicas 7:14

«…os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.» Malaquias 3:10

» Pero en aquel día yo te libraré, dice Jehová, y no serás entregado en manos de aquellos a quienes tú temes.» Jeremias 39:17

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link