ECLESIASTES-3-1

08 de Noviembre: De La Siembra a La Cosecha

Escucha:

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. (Eclesiastés 3:1)

Piensa:

Eclesiastés 3  nos dice que todo tiene su tiempo y representa un hermoso canto a la naturaleza cambiante del ser humano y su existencia. Como vivir con madurez, al reconocer y saber que cada situación que debamos vivir “bajo el cielo” ocurrirá eventualmente y en la voluntad de Dios, dejándonos una lección final: Si todo lo que debe ocurrir, pasará, porque afanarse.

No todos vivimos en la misma temporada al mismo tiempo. Habrá veces cuando alguien más está disfrutando de la cosecha mientras tu todavía estás en la temporada de siembra. En aquellos tiempos, recuerda que ellos tuvieron que pasar a través de una temporada de plantación tal como la que tú estás pasando.

La siembra representa aprender la voluntad de Dios. Cada vez que elijo la voluntad de Dios en lugar de la mía, estoy plantando una buena semilla que eventualmente traerá una cosecha en mi vida.

Entre la siembra y la cosecha viene un tiempo de espera. Las raíces crecen cavando a través del suelo. Toma tiempo para que esto suceda, y se lleva a cabo debajo de la tierra. Por encima del suelo, no puedes decir que algo está sucediendo.

Después de plantar semillas de obediencia, sentimos que nada está sucediendo, pero todo tipo de cosas están sucediendo por dentro donde no podemos ver. Y como la semilla que finalmente florece del suelo con un hermoso brote verde, nuestras semillas de obediencia finalmente se romperán hacia una hermosa cosecha de lo que Dios ha planeado para nuestras vidas.

Ora: 

Señor, sé que la siembra es necesaria para la cosecha, así que esperaré con expectativa, incluso cuando parezca que no pasa nada, confiaré en ti, sabiendo que me llevarás a mi cosecha en el momento justo. Amén.

Comments

Comentarios