rsz_devocional-diario-jueces-8-4-dev

26 de Mayo: Cansados en la guerra

Escucha:

Y vino Gedeón al Jordán, y pasó él y los trescientos hombres que traía consigo, cansados, mas todavía persiguiendo. (Jueces 8:4)

Piensa:

“Cansados, mas todavía persiguiendo”, esa es la disposición de los que fueron llamados por Dios. La guerra es diaria, pero tenemos la promesa de la victoria. Y en esa promesa, mantenemos la fuerza en la batalla. Incluso cansados, no desistimos. Incluso cansados, nos mantenemos firmes en la fe, firmes en la promesa y en la práctica de la Palabra.

Cansados, mas todavía persiguiendo. Persiguiendo la victoria, persiguiendo los objetivos, persiguiendo la respuesta, persiguiendo a los enemigos. Atentos a la batalla, incluso cuando parece que no vamos a soportar. Soportamos, pues no estamos solos. No estamos solos porque hicimos un pacto. Una alianza con Aquel que nos prometió, desde el principio: “Y he aquí Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

Entonces, para el que se mantiene firme en esa fe, se cumple la Palabra que dice: “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan al SEÑOR tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” (Isaías 40:29-31).

Es curioso, antes de emprender el vuelo, el águila se para en un acantilado esperando a que una corriente de aire caliente sople en el cielo y, lanzándose a este viento, se eleva a las más altas alturas. Este «esperar al Señor» y el «discernimiento de las corrientes de aire caliente del Espíritu Santo» representan las principales etapas del plan de vuelo de un cristiano. Para aquellos que desean adorar a Dios y mantener la comunión con Él, es esencial darse cuenta en qué dirección quiere fluir el Espíritu Santo y reaccionar de manera apropiada y sensible (intuitivamente) a este movimiento.

Incluso cansado, no desista. Manténgase firme y sus fuerzas se renovarán. Dios mismo las multiplicará, por su fe.

Ora:

Señor, renueva y multiplica mis fuerzas cuando piense en desistir. Fortalece mi fe para no olvidar que siempre me sostienes. Amén.

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link