dev-19-m

19 de Marzo: Tiempo de Obedecer

Escucha:

“Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada. Entonces vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: ¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta?  Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos” (Hageo 1:2-5)

Piensa:

Uno de los eventos económicos más importantes de la historia mundial, fue el ocurrido en 1929, durante la crisis financiera de Estados Unidos en el llamado Jueves negro. La depresión de grandes magnitudes que azotó a aquel país fue tal, que tomó desprevenida a la mayoría de la gente. Un día, las personas eran rica, y al siguiente, pobres.

Dicho acontecimiento, fue un recordatorio y una lección de lo importante de identificar los tiempos correctos, para tomar diferentes decisiones en la vida, sabiendo cual decisión tiene mayor prioridad de acuerdo al momento que se está viviendo.

En las escrituras de hoy, los judíos que habían regresado de Jerusalén tras la pavorosa experiencia del exilio, no siguieron la lección de priorizar, en base a los acontecimientos ocurridos, las decisiones a tomar. Sabiendo que Dios quería que reconstruyeran el templo, no reconocieron esta como la necesidad fundamental para madurar y expresar su fe en el Señor, sino que encontraron excusas para evitar realizar la actividad. En ese momento dijeron: “No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada”

De allí resulta importante preguntarse: ¿Existía un tiempo mejor para obedecer a Dios? ¿No era aquella una oportunidad de mostrar su vocación de servicio por El Señor? Un amigo mío me comento en una oportunidad que quería garantizar su estabilidad económica, para luego servir a Dios dándole aquello que con su trabajo hubiere cosechado. Sin embargo lo invite a recordar que El Señor no requería de su dinero, sino de asumir el compromiso de ser “sacrificio vivo” para Él ahora mismo (Romanos 12:1)

Tal vez sintamos dudas de obedecer a Dios, cuando las circunstancias nos agobien. No obstante, cumplir con sus mandamientos no tiene que ver con los acontecimientos que nos rodeen sino con el compromiso que al aceptarlo hemos adquirido: Seguir al Señor sabiendo lo que Él es y representa, y reconociendo lo que somos nosotros, sus eternos siervos.

Ora:

Señor, Concédeme la capacidad de discernimiento para tomar las decisiones correctas en los tiempos de dificultad. Guíame a cumplir Tu propósito y a seguir Tus mandamientos, aun cuando las circunstancias me impongan dudas, porque mi objetivo es ser siempre Tu eterno siervo. Amén.

Comments

Comentarios