rsz_devocional-diario-santiago-1-19-dev

15 de Noviembre: Prontos Para Oír

Escucha:

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. (Santiago 1:19-20)

Piensa:

En 1864, poco antes de la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos y después de una entrevista con el Presidente Abraham Lincoln, alguien escribió: “Sometido a la presión de todo tipo de reivindicaciones contrarias, rodeado de traidores, los que querían que los esclavos fueran liberados a toda costa, y los conservadores no menos convencidos de no liberarlos, Lincoln escuchó a todos, midiendo las palabras de cada uno”

Escuchar atentamente a una persona es una señal concreta de respeto hacia ella. Es una cualidad rara en nuestro mundo actual donde muy pocos se atreven a escuchar con atención, y en el que la mayoría de las veces, realmente, nadie escucha a nadie. ¿Pero a quién deberíamos escuchar? En primer lugar a Dios. Nos habla a través de la Biblia, su palabra escrita. Escuchar a Dios produce fe y nos hace capaces de conocer su amor. Sin embargo, se nos ordena que amemos no sólo a Dios, sino también a nuestro prójimo. Tomarse el tiempo para escuchar a nuestros semejantes muestra amabilidad y respeto por nuestra parte, profundiza nuestras relaciones y, sobre todo, constituye la auténtica prueba de nuestra humildad y amor cristianos.

Por otro lado, debemos negarnos a escuchar todo lo que es falso, injusto, difamatorio e impuro. Nuestras fuerzas deben centrarse en escuchar atentamente la instrucción, el consejo, la reprensión y la corrección que viene de la Palabra de Dios (2 Timoteo 3:16). Esto nos hace capaces de escuchar a los demás y de darles, si lo solicitan, una sabia ayuda basada en principios divinos.

Ora:

Señor, afina mi percepción para estar atento a la forma en que me hablas. Primero en el estudio constante de las verdades fundidas en Tu Santa Palabra, luego mediante las situaciones, personas y circunstancias que colocas en mi camino y por último en mi forma de dirigirme a otros, aprendiendo a escucharles con atención y omitiendo lo ajeno, lo impuro, lo falso, todo aquello ajeno a Ti. Amén.

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link