04 de Julio: Tristeza en alegria

Escucha:

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: !!Regocijaos!. (Filipenses 4:4)

Piensa:

El novelista francés Romain Rolland (Premio Nobel de Literatura en 1915), dijo: «La vida no es triste. Tiene horas tristes». En efecto, tenemos muchas alegrías en la vida, pero hay horas de horas: enfermedades, relaciones problemáticas, dificultades económicas.

Las horas o incluso los días tristes no son necesariamente pecado. Los hombres y las mujeres de Dios sufren, por diferentes razones. Jesús mismo se entristeció y lloró. Lloró en el entierro de su amigo Lázaro, aunque sabía que en breve le devolvería la vida (Juan 11.35). En Getsemaní, en la víspera de su crucifixión, pidió a sus tres discípulos más cercanos que le hicieran compañía y rezaran por él, cuando pronunció «Mi alma está muy triste» (Mateo 26.38).

Estas penas son inevitables, pero no permanentes. Como decía el salmista: «Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría.» (Salmo 30.5).

Los misioneros Pablo y Silas fueron injustamente golpeados y encarcelados en Filipos porque estaban predicando el evangelio y ayudando a la gente. Creo que, al principio, se entristecieron, tal vez incluso se indignaron. Pero reaccionaron y confiaron en Dios. En la cárcel, heridos, encadenados, sin saber lo peor que les ocurriría a la mañana siguiente, no tuvieron miedo, no se quejaron, no se hicieron las víctimas, no se rindieron, no se entregaron a la tristeza, sino a la oración y a la alabanza. Está escrito que «a medianoche […] cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. […]» (Hechos 16.25). Entonces Dios les dio la oportunidad de evangelizar al carcelero y a su familia. Todos se convirtieron y se bautizaron esa misma noche. Antes del amanecer, el carcelero «se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.» (v. 34). Imagina la alegría de Pablo y Silas.

Años más tarde, Pablo fue arrestado de nuevo y llevado a Roma para ser juzgado. Mientras estaba en prisión, escribió algunas de sus cartas a las iglesias del Nuevo Testamento, incluida su carta más alegre, precisamente la que escribió a los cristianos de Filipos. Es en esta carta donde lanza una firme invitación: «Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: !!Regocijaos!» (Filipenses 4:4). ¡En el Señor! ¡En lo que el Señor hace y significa para nosotros, incluso cuando las circunstancias son adversas!

El pecado siempre causa tristeza, y mucha. Si lo reconocemos, lo confesamos y lo dejamos; si nos corregimos y nos reconciliamos con los implicados, recuperamos la alegría.

Toma una hoja de papel. Dibuja una línea vertical en el centro. En una columna, enumera tus problemas, tus adversidades, tus pérdidas, tus penas; en otra, todo el bien que el Señor ha hecho por ti. Verás que tienes muchos más motivos para dar gracias y alegrarte, que para lamentarte y afligirte. Ten en cuenta que incluso lo que nos parece malo, el Señor lo utiliza para el bien. (Romanos 8:28).

Así que si la tristeza te abruma, encuentra esperanza en estos grandiosos testimonios bíblicos. Habla desde tu propia alma al Señor, en oración profunda, descansando en la promesa del salmista: «¿Por qué estás tan abatida, alma mía? ¿Por qué estás tan triste? Espera a Dios». (Salmo 42.11). Es asi como la pena de la noche dará paso, mediante la inmensa misericordia de Dios, a la alegría de la mañana.

Ora:

Señor, que en mis días de tristeza o angustia, encuentre en Ti mi mayor esperanza para retomar la paz y la tranquilidad de saber que me cuidarás y guiarás en esa circunstancia y me devolverás la alegría y el regocijo verdadero que sólo hallaré en seguirte y servirte fielmente. Amén.

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link