02 de Enero: Labios protegidos

Escucha:

Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. (Proverbios 4:24)

Piensa:

Las palabras son poderosas. Pueden herir el espíritu de otra persona y frecuentemente dejan cicatrices permanentes. Pueden sembrar semillas de
corrupción en mentes inocentes o indecisas. Pueden manchar buenas reputaciones y pueden frustrar buenos planes. Pueden conllevar una bendición profunda; pero también pueden conllevar una poderosa maldición.

Cierto día, Pedro aprendió acerca del poder de las palabras. «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente», le dijo a Jesús (Mateo 16:16). Esas fueron palabras potentes. La iglesia se edificaría sobre esa declaración. Sin embargo, momentos después, Pedro contradijo la voluntad de Dios con una reprensión irreflexiva al Señor. Sus palabras fueron una piedra de tropiezo, un producto del reino de la oscuridad. Fueron corruptas de una manera en la que no muchos de nosotros lo consideramos; no reflejaron la realidad de Dios.

¿Nos dice Proverbios que evitemos simplemente las vulgaridades en nuestro lenguaje? Probablemente no. Hay muchas formas de corrupción y de perversidad, además de las vulgaridades groseras: chismes, engaño, charlas tontas, rumores, negatividad, amargura, insultos y más. Todo eso contradice la verdad revelada de Dios. Va en contra de la corriente de su voluntad. En un sentido muy real, denigra y distorsiona la realidad y la belleza del reino de Dios y de su carácter.

Las Escrituras nos dicen que eliminemos el lenguaje irrelevante e inadecuado. Nuestras palabras conllevan cierta cantidad de poder con ellas, ya sea
para bien o para mal. Es nuestra responsabilidad asegurarnos de que conlleven el poder que edifica y no el que derriba; que refleja gloria y que no corrompe la imagen de Dios; que honra la verdad y no la falsedad. ¿Proteges tu boca? Muchos pasajes de las Escrituras nos advierten sobre la importancia de hacerlo. La lengua no es un arma pequeña. Ejerce un poder del que pocos de nosotros nos damos cuenta. Úsala de manera honorable y con sumo cuidado.

La sabiduría es saber cuándo hablar con franqueza y cuándo tener cuidado con lo que dices.

Ora:

Señor, protege mis labios y lléname con Tu sabiduría para que mis palabras sean un instrumento de bendición a otros y siempre un medio para Tu honra y gloria. Amén

Más Palabra Edificada / Redención en Dios:

«En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia» Efesios 1:7
«En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.» Colosenses 1:14

«Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él» Colosenses 1:21-22

«Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,» Romano 3:24-25

«Quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.» Tito 2:14

«Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación» 1 Pedro 1:18-19

» Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.» 1 Corintios 6:20

«Para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.» Galatas 4:6

«Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención» 1 Corintios 1:30

«Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.» 1 Corintios 7:23

«Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación» Apocalipsis 5:9

«El cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.» 1 Timoteo 2:6

» Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.» Efesios 5:2

Comments

Comentarios

Confía en DIOS 

"Se feliz, porque la piedra nunca es tan grande si confías en Dios, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te hacen aprender y porque nadie es perfecto. DIOS hoy, camina contigo. Feliz Día."

PARA RECIBIR NUESTRO MENSAJE CORTO DEL DÍA EN TU CELULAR, DESCARGA NUESTRA APLICACIÓN ANDROID.
DESCARGAR APLICACION
close-link